Blog

Las denuncias de fraude electoral de cara a la segunda vuelta: ¿qué podemos esperar de Twitter?

6/14/2022
Las denuncias de fraude electoral de cara a la segunda vuelta: ¿qué podemos esperar de Twitter?

Con un empate técnico en las encuestas, el desenlace de la segunda vuelta presidencial en Colombia se vive en medio de la tensión y la expectativa. La posibilidad de que la diferencia de votación entre ambos candidatos sea estrecha, abre la puerta para que regresen las denuncias, rumores y desinformación sobre fraude electoral. Hasta ahora, Twitter no ha intervenido mucho. ¿Lo hará esta vez?

El 1 de junio, tres días después de la primera vuelta, el hashtag #FraudeElectoral se convirtió en tendencia en el país. El ‘hashtag’ recogía distintas afirmaciones que apuntaban hacia una misma dirección: según los usuarios que impulsaron los tuits, a Gustavo Petro le habían robado la elección.

Entre el día de las votaciones y el 1 de junio más de 60.000 tuits utilizaron la etiqueta. Los usuarios que se unieron a la tendencia divulgaron distintas teorías sobre la supuesta forma en que otros candidatos –Rodolfo Hernández y Federico Gutiérrez, principalmente– habían sido favorecidos ilegalmente el día de las elecciones. Para unos, el software de la Registraduría había sido manipulado. Para otros, la evidencia del fraude estaba en las tachaduras y enmendaduras de los formularios de preconteo, que parecían agregar votos a otros candidatos distintos al del Pacto Histórico.  

En la conversación participaron congresistas electos como Alirio Uribe o el representante a la Cámara Sergio Marín, quien sostuvo que “el algoritmo” le restaba a Petro uno de cada cuatro votos, mientras que a Hernández y a Gutiérrez les sumaba uno por cada tres.

¿Qué dice Twitter sobre las afirmaciones de fraude?

Desde las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, las plataformas han venido cambiando sus políticas para controlar el contenido que afecte la integridad de los procesos electorales. En el caso de Twitter, hoy están prohibidas las “afirmaciones objetadas que podrían socavar la fe en el proceso”. La compañía pone como ejemplos de este contenido la información no verificada sobre fraude electoral, la manipulación de tarjetones o el conteo de votos. 

Además de las políticas de contenido, Twitter cuenta con reglas especiales para las tendencias. La plataforma puede prohibir o evitar temporalmente que un tuit aparezca en los ‘trending topics’ si incumple sus normas, incluye lenguaje o soez o para adultos o atenta contra la privacidad de menores o víctimas de delitos graves. En ciertos casos, Twitter puede agregar contexto para explicar a los usuarios por qué cierta expresión es tendencia.

El 1 de junio, cuando el hashtag #FraudeElectoral se hizo viral, la plataforma ofreció dos enlaces para que los usuarios que buscan la tendencia tengan más recursos para comprender los hechos. Sin embargo, ninguno de los enlaces –que Twitter todavía tiene disponibles– remite a información que se refiera directamente al fraude electoral o que ayude a aclarar la desinformación más común.

El primero dirige a una página de la Registraduría para consultar lugares de votación. El segundo lleva a los usuarios a un centro de información del Consejo Nacional Electoral, donde la entidad ofrece información sobre delitos electorales, observación, topes de campaña, encuestadoras y un documento de 130 páginas sobre “reglas electorales para la cultura democrática”. 

En otros contextos, como la elección presidencial de Estados Unidos en 2020 o las recientes elecciones presidenciales en Filipinas, Twitter ha tomado medidas, bien sea para suspender a quienes difunden afirmaciones falsas sobre fraudes o para controlar operaciones coordinadas encaminadas a inflar candidatos.

En Colombia, sin embargo, no hemos visto este tipo de intervención sobre cuentas individuales. En un ambiente polarizado y de mucha desconfianza, que la plataforma ocultara un tuit o, más aún, suspendiera la cuenta de algún candidato o figura política, generaría una tensión quizá mayor a la que se estaría intentando controlar. No obstante, estas reglas existen, con lo cual no puede descartarse de plano que, si los resultados del domingo llegan a ser apretados, vivamos un debate sobre fraude –bajo todo tipo de supuestos– con el elemento adicional de alguna sanción por parte de Twitter.

ir a Blog