Blog

El Darién ‘challenge’: una crisis humanitaria agravada por una etiqueta

10/18/2022
El Darién ‘challenge’: una crisis humanitaria agravada por una etiqueta

En su camino hacia los Estados Unidos, miles de migrantes han atravesado en los últimos años el tapón del Darién, la selva que separa a Panamá y Colombia y que interrumpe la conexión terrestre en América continental. Además de morrales con ropa y alimentos para resistir las difíciles condiciones del terreno –rutas empantanadas, barrancos y ríos caudalosos– en los últimos meses algunos migrantes han sumado un elemento adicional a su equipo: un celular con TikTok. 

Según un reportaje reciente del New York Times, variaciones de la etiqueta #SelvaDarién han alcanzado más de 500 millones de reproducciones en esa red social. Poco a poco, la plataforma ha ido acumulando cada vez más publicaciones de migrantes que registran su travesía en videos cortos y selfies en los que relatan su experiencia, dan consejos e incluso alientan a otros a emprender el mismo camino.

“Tú me ves así, muy normal y todo… pero yo estoy muy cansado”, dice un hombre que atraviesa la selva sonriente, mientras de fondo suena un audio de risas pregrabadas. Quien habla es Ender Contreras, un migrante que ha publicado videos sobre el Darién y otras escalas en su ruta, que han alcanzado más de 12 millones de reproducciones en TikTok.  En otro video, Contreras muestra a una docena de personas con chalecos salvavidas que navegan por un río antes de abandonar la zona. En el texto de la publicación se lee: “Un paseíto en las canoas, rumbo a salir del Darién”. 

@endercontrerass Un paseíto en las canoas, rumbo a salir del Darien 💪 Gracias al hermano Indio Panameño que me permitio grabar la experiencia y compartirla con el mundo... #Viral #Usa #conquistandoamerica #Darien #Panama #Colombia #Eldarien ♬ sonido original - Ender Contreras

En lo que va de 2022, cerca de 30 personas han muerto o desaparecido al intentar cruzar esta selva. Los migrantes no sólo están expuestos a accidentes, animales peligrosos o enfermedades, sino a los grupos armados que controlan la región. Según Médicos Sin Fronteras, por lo menos 88 mujeres fueron víctimas de violencia sexual mientras cruzaban de Panamá a Colombia el año pasado. Muchos de los que llegan al otro lado, lo hacen con afecciones respiratorias, gastrointestinales y dermatológicas, o con síntomas de estrés postraumático y ansiedad. 

Las políticas de TikTok prohíben la promoción de actividades peligrosas, el contenido que ofrezca instrucciones para llevar a cabo actos ilegales y el que promueva el contrabando de personas. Aunque en más de un sentido los videos de los migrantes podrían interpretarse como un incumplimiento de estas normas, un vocero de la compañía aseguró al New York Times que no desactivarían las etiquetas en la plataforma. Sin embargo, poco después el medio comprobó que algunos contenidos habían sido eliminados por infringir las normas comunitarias. 

El manejo del problema no es sencillo. Por una parte, los migrantes tienen derecho a denunciar su situación y a visibilizar la crisis humanitaria que viven en carne propia. Para la ciudadanía, además, se trata de un asunto de interés público. No obstante, estas publicaciones distorsionan lo que en realidad significa migrar hacia Estados Unidos a través del Darién. 

El uso de emojis, audios de fondo y filtros altera la interpretación de situaciones donde los protagonistas se están jugando la vida.  Es posible, por ejemplo, que los traficantes de personas acudan a esta estrategia como fórmula de mercadeo.

Los videos sobre la ruta podrían incentivar esta arriesgada expedición con información engañosa y sin un contexto claro. El uso de emojis, audios de fondo y filtros altera la interpretación de situaciones donde los protagonistas se están jugando la vida. Con el elemento adicional de que en muchos casos no se puede determinar la autenticidad del contenido ni las motivaciones para publicarlos. Es posible, por ejemplo, que los traficantes de personas acudan a esta estrategia como fórmula de mercadeo. Para Maria Clara Robayo, investigadora del Observatorio Venezuela de la Universidad del Rosario, la situación se agrava cuando no hay fuentes oficiales con las cuales contrastar la información. 

La crisis humanitaria en la frontera entre Colombia y Panamá se ha venido agudizando y las condiciones políticas, sociales y económicas del continente no proyectan un mejor panorama para el corto plazo.  Este año, 158.000 personas, en su mayoría venezolanos, se han enfrentado a la selva del Darién. La cifra, que representa un récord desde que la zona se estableció como un lugar de tránsito hacia Estados Unidos, aumenta sin que las plataformas tengan clara la manera de enfrentarse a esta problemática. 

Entre tanto, quienes descansan en el Darién junto a un río o en un campamento hechizo, tras superar tramos con nombres tan dicientes como “montaña de la muerte” o “loma del diablo”, siguen tomándose un tiempo para sacar sus celulares, grabar a sus compañeros y decir a quienes están del otro lado de la pantalla: “¡Energía que sí se puede!”. 

ir a Blog